Los Tribunales no ven creíbles los informes que valoran a “0” el efecto del cártel.

Desde este blog venimos informando puntualmente de la evolución de los procedimientos judiciales sobre el cartel de camiones. En nuestro anterior post comentábamos, como buena noticia para los afectados, que a finales de 2019 se dictó la primera sentencia condenatoria por parte de una Audiencia Provincial.

Pues bien, ahora es el turno de las primeras resoluciones judiciales que valoran los nuevos informes periciales de los fabricantes que, variando su estrategia de defensa inicial, cuantifican en 0 la incidencia del cartel en el precio que pagaron los adquirentes de los camiones.

En otras palabras, su posición de defensa es que el cartel del que formaron parte, y por el que no olvidemos fueron duramente sancionados por la Comisión europea, no supuso ningún perjuicio.

Los Jueces consideran incoherentes los informes periciales de los fabricantes.

En pocas semanas hemos tenido conocimiento de al menos dos sentencias que rechazan estos argumentos de los fabricantes y no dan credibilidad a sus informes.  Pretender hacer creer los peritos de las grandes marcas europeas fabricantes de los camiones que el cartel que, no olvidemos, tuvo una duración de 14 años (entre 1997 y 2011) no provocó ningún perjuicio a los compradores.

Los argumentos empleados para defender esta postura de sobrecoste 0 en un cartel de tan larga duración, en el que los fabricantes intercambiaron información sobre los precios brutos, no resultan creíbles y son rechazados taxativamente.  Literalmente dicen estas sentencias que estos informes “no han provocado la convicción judicial”.

Los compradores sí sufrieron daño en forma de sobrecoste.

Por consiguiente, los jueces entienden que el cartel sí tuvo efectos dañinos para los compradores en forma de sobrecoste y aquí cada tribunal está aplicando su criterio de tal forma que hoy nos encontramos desde sentencias que fijan el sobrecoste en un 5% hasta otras que superan el 15%.