El pasado 3 de Julio de 2018 se aprobó la denominada “Ley de Desahucio Express” que surge para solucionar el gran incremento que la ocupación ilegal y los desahucios por impago de rentas ha tenido en España y ante la ineficacia y la demora en el tiempo de las vías previstas en la Ley.

El propósito de la Ley 5/2018 fue por lo tanto, a priori, agilizar el proceso por el que los propietarios puedan recuperar sus viviendas tras una ocupación ilegal y ante los desahucios por impago de rentas.

Los beneficiarios de esta nueva Ley son:

  1. La persona física que sea propietaria y poseedora legítima por otro título.

ii) Las entidades sin ánimo de lucro con derecho a poseerla.

  1. Las entidades públicas propietarias poseedoras legítimas de vivienda social.

Esto implica que las entidades privadas como los Bancos no pueden beneficiarse de esta Ley.

El proceso a seguir es el de presentar una demanda civil de desahucio aportando con la misma la documentación acreditativa de ser el propietario del inmueble, dicha demanda podrá dirigirse genéricamente contra los desconocidos ocupantes del mismo, tras la admisión de la demanda por el Juzgado correspondiente los ocupantes serán notificados para que en el plazo de CINCO días acrediten que poseen un título legítimo que les da derecho a permanecer en la vivienda, este título podría ser un contrato de arrendamiento, o una escritura de propiedad del inmueble.

Con esta nueva Ley, quien realice el acto de notificación podrá ir acompañado de los agentes de la autoridad y en el caso de que  sea positiva la identificación de los ocupantes, se dará traslado a los servicios públicos competentes en materia de política social por si procediera su actuación, en el supuesto de que los ocupantes hubiesen otorgado el consentimiento.

En el caso de no acreditarlo en el plazo de cinco días el Juzgado dictará un Auto por el cual se acordará la entrega de la vivienda al demandante  procediéndose al desalojo contra cualquiera de los ocupantes que se encontrasen en ese momento en la vivienda y sobre el mencionado Auto no cabra recurso.

Si por el contrario los ocupantes presentaran un título suficiente continuaría con el procedimiento y se señalaría fecha para juicio.

La realidad es que ha transcurrido casi un año desde su aprobación y lo cierto es que a pesar de esta nueva Ley, los desahucios “exprés” no están funcionando como se esperaba, seguirá siendo cosa de meses ya que los Juzgados están desbordados, por lo que los plazos se siguen alargando y además los ocupantes suelen atrasar el proceso presentando títulos jurídicos, en ocasiones simulados, que obligan a llevar el procedimiento a juicio y por tanto a cumplir los mismos plazos que antes de la modificación de la Ley.   

Jorge Méndez Llorente

Abogado