Como casi todos conocemos la plusvalía Municipal o Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana es un impuesto que grava el aumento de valor del inmueble  durante su posesión hasta la transmisión del mismo.

La plusvalía podrá ser aplicada en dos supuestos, uno en caso de transmisiones intervivos, en este caso deberá ser abonado por la persona que trasmite el inmueble, y en segundo lugar por transmisiones mortis-causa, en este caso deberá ser abonado por la persona que adquiere el inmueble.

La documentación a aportar para la liquidación de la plusvalía:

Copia simple del documento público o privado en que conste el acto o contrato que origina la imposición.

En transmisiones por causa de muerte, copia simple de la escritura de aceptación de herencia. Siendo conveniente acompañar fotocopia del testamento de la persona causante junto con el certificado de últimas voluntades.

En cuanto al cálculo de la plusvalía deberemos tener en cuenta:

  • El valor del terreno: Es el valor catastral en el momento del devengo del impuesto.
  • El número de años que han transcurrido desde que adquirimos el inmueble.

Se multiplicara el número de años transcurridos por un porcentaje que viene establecido por cada Ayuntamiento y que depende también del número de años transcurridos.

A la cantidad resultante se le añade el tipo impositivo determinado por cada Ayuntamiento siendo el máximo el 30%.

En el caso de la trasmisión por fallecimiento del titular de la vivienda esta tendrá una serie de bonificaciones en el caso de cumplir con los requisitos que establece el Ayuntamiento y al igual que los coeficientes a aplicar y el tipo impositivo, las bonificaciones serán distintas en cada Ayuntamiento.

Conforme a todo lo expuesto podemos asegurar que la Plusvalía es un impuesto complicado de calcular y que por tanto debe de estudiarse cada caso minuciosamente.

El plazo para liquidar el impuesto en transmisiones intervivos es de 30 días hábiles a partir de la fecha de transmisión  y en el caso de transmisiones mortis-causa el plazo es de seis meses a contar desde la fecha del fallecimiento, prorrogable por otros seis meses solicitando dicha prorroga dentro del plazo de los seis primeros meses.

El pago de la plusvalía municipal al igual que todos los impuestos prescribe a los cuatro años, plazo que empezará a contar desde el día siguiente a que finalice el plazo del pago voluntario.

Por ultimo reseñar que recientemente nuestro Tribunal Constitucional se ha pronunciado declarando que no debe abonarse dicho impuesto en los casos en los que se haya transmitido el inmueble sin que haya habido un incremento real del valor del suelo, e incluso pudiendo solicitarse la devolución el impuesto ya abonado si se dan las condiciones para ello.

Jorge Méndez Llorente

Abogado